El instinto de protección está fijado en su genotipo, pero para que la protección del rebaño se haga sin fisuras, se le ha de someter al protocolo de la impronta. Así se crean unos lazos afectivos muy fuertes que se convierten en una aceptación total y recíproca. Su familia son las ovejas y su instinto hace que reaccione contra cualquier amenaza potencial al rebaño.
C o m o  u n a  o v e j a  m á s.
Raúl Espinosa - Angélica Fleck                                                     perroprotector@gmail.com                                                           Móvil:   O9-448 23 26
P E R R O  P R O T E C T O R